domingo, 19 de noviembre de 2017

Monte Valonsadero 1 ( Las Covatillas )

                          Esta será la primera entrada de varias relacionadas con el conjunto de pinturas rupestres de "Monte Valonsadero" que dista unos 7 kilómetros de Soria, donde podremos encontrar al menos 5 rutas señalizadas con diferentes intereses, ya sean paisajísticos, geológicos, por su flora y fauna y como no, por el que me lleva a realizar esta entrada, podríamos decir que con un interés històrico  debido a su multitud de abrigos rupestres de época Calcolítica, Bronce e Hierro.





                  Este complejo de Valonsadero es un auténtico pulmón para Soria, en mi visita pude comprobar cómo la gente disfruta de su entorno en su área recreativa, como por sus senderos caminan senderistas y pasean los cicloturistas, vi muchos caballos en sus praderas, un verdadera gozada.



                    En esta primera entrada dejaré toda la información del conjunto rupestre de Valonsadero, de sus creo que 35 abrigos rupestres visité algo más de una docena caminando junto a una de esas cinco rutas que comente anteriormente y que se encuentra por una zona llamada Cañada Honda.


            Lo dicho, aqui dejare el grueso de la información encontrada y en el resto de entradas iré publicando los abrigos visitados uno a uno y en esta entrada hablare tambien de el primero que vimos.

CAMINO AL PRIMER ABRIGO SE HAYA PRÓXIMO AL PARKING


Que nos dicen los paneles informativos del lugar.

Técnicas-temática:

Las pinturas de Valonsadero están realizadas con pigmentos naturales de color rojo extraídos de la propia roca y mezclados con grasas animales. Generalmente la pintura resultante se aplica directamente con los dedos, aunque en determinados casos para los trazos finos pudiera emplearse algún tipo de pincel o palo aguzado. Se caracterizan por los trazos simples y las formas esquemáticas. Las figuras humanas y de animales son las más representadas, en solitario o formando escenas, siendo las más fácilmente identificables. No lo son tanto una gran variedad de signos como círculos, rectángulos, zig-zag, barras, grupos de puntos, etc, que han sido interpretados en su caso como representaciones astrales, máscaras, elementos vegetales, cabañas o apriscos, cerámicas, armas, etc. 

Significado y cronología :

Hoy por hoy se hace difícil interpretar las pinturas de Valonsadero de forma definitiva, menos aún aplicar una teoría única para explicar su significado. La existencia de signos astrales asociados al hombre y determinadas composiciones que parecen indicar el desarrollo de un ritual, dio pie a algunos autores para afirmar que se trataba de un arte religioso, concretamente de un culto a los muertos. Sin embargo, en muchos paneles se representan escenas de la vida cotidiana, pastoreo, caza, recolección, tareas agrícolas, etc. que parecen conferir a las pinturas un carácter narrativo, asimilándolas a un incipiente sistema de escritura. 
En realidad ambos aspectos no están muy reñidos entre sí, y quizá la explicación hemos de buscarla en la interpretación espacial del monte Valonsadero como zona de reunión de grupos seminómadas que dejan en las rocas sus señales de paso. Cronológicamente se han asociado con grupos calcolíticos (3000-1900 a.C.) que pueblan las zonas altas de serranía de la provincia, aunque perviven durante toda la Edad del Bronce (1900-1200 a.C.) e incluso Primera Edad del Hierro, a juzgar por algunos elementos representados (trisquel). 


La sociedad. Significado de Valonsadero:

Pese a las prospecciones y sondeos arqueológicos realizados, son escasos los restos aparecidos, apenas unos fragmentos de cerámica realizada a mano y sin decorar y algunos útiles de sílex. No se han detectado asentamientos humanos en el entorno. No obstante, mediante la comparación con yacimientos con un contexto arqueológico paralelo y los propios datos que nos aportan las pinturas, podemos llegar a atisbar algunos aspectos de los grupos humanos que las realizaron, Se trata de grupos itinerantes que se desplazan por un área no muy extensa en función de la caza y los pastos. Son por tanto pequeños asentamientos estacionales y habitan en cabañas realizadas con ramas y manteados de barro. Conocen la metalurgia del cobije y posteriormente del bronce, aunque ambos elementos son muy escasos. 



Texto extraído de los paneles informativos a lo largo del recorrido.

Ahora toca hablar del primer abrigo rupestre.

1º- Las Covatillas: 

Un antropomorfo, un punto oval a la derecha, otro más alargado a la izquierda y una mancha en forma de hoja de hiedra por debajo, constituyen los restos pictóricos de un conjunto artístico que debió ser en origen más amplio y complejo. 



Los motivos existentes, sin embargo, no son desdeñables, sobre todo la figura humana que, dentro de su esquematismo, dibuja sus trazos esenciales gruesos, corpóreos, acusando en su perfil algunos rasgos anatómicos, cierta movilidad en su marcha y la particularidad de que su mano izquierda sujeta un objeto alargado, desvaído y ondulado en toda su longitud, como si de un enorme reptil se tratara. Es precisamente este tipo de motivos antropomorfos, en su forma, tamaño y  color, una de las constantes figurativas de la pintura rupestre esquemática de Valonsadero. 

Información que proporciona el panel del propio abrigo. 



A parte de lo que dice el panel que podemos ver o intuir, creo tambien haber visto algunos trazos de pintura en la parte superior derecha de la fotografía, aunque no se puede identificar casi nada; como dice el panel el conjunto artístico pudo ser más amplio en su origen.

ANTROPOMORFO COMO FIGURA PRINCIPAL

Típico antropomorfo que he visto en multitud de abrigos a lo largo de casi toda la península.

Y esto es todo por ahora.